4 Mitos Para Quemar Grasa Que NO Funcionan

Hola, en esta oportunidad vamos a desmentir 4 mitos que han logrado engañar a más de una persona. ¿Estás más interesado en perder peso que en construir músculo? Aquí te vamos a mostrar 4 estrategias famosas que debes evitar a toda costa.

Anuncios

Ganarle la batalla al exceso de peso ya es suficiente como para que además tengamos ordenar toda la información que anda flotando por ahí suministrada por unos fulanos que se hacen llamar “expertos en dietas”, esta gente cree que se las sabe todas como para recomendarte cosas para tu salud y bienestar.

Pero meterte en estos planes de nutrición dudosos puede perjudicar seriamente tu meta de adelgazar y estar en un estado físico adecuado. Aquí hay un cuarteto de esos mitos populares sobre perdida de grasa que no le harán ningún favor a tu organismo y sin duda no te ayudarán a sacar un 6 pack.

4 Mitos Para Quemar Grasa Que NO Funcionan
Mito # 1: Una dieta es mejor que otra.
El gimnasio está lleno de “nutricionistas” que te andan recomendando una dieta sobre otra. “Compa, necesitas eliminar todos los carbohidratos de tu dieta para ponerte delgado”. “Bro, tienes que intentar esta cosa del Paleo”. Bueno, lo que quizás pudiera funcionar para una persona quizás pudiera resultar malo para otra.

Anuncios

Un reciente estudio hecho en Israel en el cual fueron estudiadas 800 personas y más de 45,000 comidas logró revelar que diferentes individuos puede reaccionar ampliamente diferente ante la misma dieta. Cuando estas personas se alimentaron con exactamente la misma comida durante una semana, los científicos descubrieron que la forma en la que los ingredientes eran procesados variaban significativamente entre los voluntarios.

Algunas personas experimentaban altos picos en lo que a la glucosa en la sangre se refiere (lo cual es un factor que influye la ganancia de grasa) después de comer ciertas comidas, mientras que otras tenían una respuesta mucho más moderada a dichos comestibles. Así que una dieta en baja en carbohidratos quizás funcione para tu cuate, pero es posible que a ti no te beneficie en absoluto.

¿Cuál es la verdad?: Cuando se trata de un plan de dieta, la clave es la personalización. Junto con tu ya rigurosa rutina de entrenamientos, tómate el tiempo necesario para encontrar lo que funciona mejor para ti en términos de nutrición y, más importante, cúmplelo.

Mito # 2: Todas las calorías son creadas de la misma manera.
En la batalla para adelgazar, muy comúnmente se piensa que todas las calorías son iguales. “Una caloría es una caloría ¿no?”. Pues no. Consume mucho de una caloría y vas a tener problemas poniéndote los pantalones.

Una caloría proveniente de comidas como nueces, carnes y fruta no es lo mismo que una procedente de chatarra procesada. Un estudio hecho por la revista Food & Nutrition proporcionó sándwiches a unos voluntarios hechos con pan blanco o con pan multigrano. Se creía que las dos comidas contenían la misma cantidad de calorías, pero los sándwiches menos procesados requerían 50 por ciento más de energía para ser digeridos, lo cual resulta en más calorías atrapadas en la línea de tu cintura con el paso del tiempo.

Es más difícil para tu sistema digestivo descomponer los alimentos que están más cercanos a su forma natural – en este caso, granos – lo cual se traduce en un alta de tu metabolismo para quemar la grasa.

Advertencia

¿Cuál es la verdad?: No todas las calorías son exactamente iguales, así que olvida la tediosa tarea de monitorear cuidadosamente tu ingesta diaria de calorías. Para mostrarle algo de amor a tu six pack, sencillamente has que tu tracto digestivo trabaje más duro consumiendo todas tus calorías a través de comidas cercanas a su estado natural como los frutos secos.

Mito #3: Deberías pastar todo el día
En los viejos tiempos, era común que la mayoría de los hogares se comieran 3 comidas al día. Ahora, es más como que comemos desayuno, almuerzo, cena, pre entrenamiento, post entrenamiento – con posibilidad de unas cuantas meriendas repartidas en el día en buena medida.

Se ha corrido mucho la voz de que ingerir alimentos en pequeñas porciones durante el día puede mantener la capacidad de quemar grasas en altas revoluciones y prever que comas demasiado en tus horas de comer desayuno, almuerzo o cena. Pero aquí está la cosa: hay una escasez de fundamento teórico que refute este pensamiento de comer varias veces al día. De hecho, un reciente estudio publicado en Cell Metabolism encontró que la gente que comía durante un curso de 15 horas era más propensa a no desechar de manera correcta las calorías que aquellas que limitaban las calorías que consumían en un período de 11 horas o menos.

Similar a este, un nuevo estudio hecho por The Journal of Nutrition reportó que comer frecuentemente puede ser un factor de riesgo extra para la flacidez abdominal. Si comes durante largos períodos de tiempo tendrás más oportunidad de comer en exceso.

¿Cuál es la verdad?: Si descubres que comer durante varias veces al día mantiene tus niveles de energía arriba y te ayuda a prevenir que le hagas redadas a tu nevera, síguelo haciendo. Sólo se cauto y vigila tu consumo general de alimentos, trata de que la mayoría de tu consumo calórico sea durante el día, mientras más temprano mejor, ya que de noche tu cuerpo deja de quemar y guarda las reservas de grasa.

Mito #4: Todo moderadamente
La frase “come todo moderadamente” ha sido usada por mucho tiempo por esas personas que en realidad no quieren cambiar sus hábitos alimenticios y por la industria alimenticia, la cual realmente está más interesada en vender que en alimentarte bien.

Una vez que te das permiso a ti mismo para comer galletas, helado, papas fritas o slices de pizza con moderación, es fácil que se vuelva un hábito el hecho de comer “moderadamente” comida chatarra mientras los productores de alimentos van riéndose mientras van a sacar su dinero del banco.

Todo esto lo digo con base, un estudio reciente hecho por la revista PLOS ONE determinó que las personas que tienden a comer moderadamente de todo, como carne procesada y dulces, eran más propensas a ponerse gordas.

¿Cuál es la verdad?: Cualquier comida que tu creas que debas consumir con moderación (si, es contigo Sr. Helado doble con sirope de chocolate), resulta ser, de hecho, algo que muy raramente tendrías que incluir en tu dieta si es que esperas adelgazar claro.

No todas las comidas entran en lo que se conoce como una dieta bien balanceada. Así que lamentamos decirte lo que muy dentro de ti ya sabías, la torta de chocolate, los raspados, los tacos y todo eso que sabe súper bien y engorda bastante, debes tratar de erradicarlos de tu dieta lo más posible.

Anuncios

Espero que hayas disfrutado este artículo y te tomes un poco más en serio tu dieta. Si conoces algún otro mito de dieta no dudes en compartirlo con nosotros para desmentirlo también. Que tengan todos un muy buen provecho, cuidado con lo que meten en sus estómagos. Y recuerda que en el fondo, el secreto no es dejar de comer si no comer saludable. Hasta una próxima oportunidad, amigas y amigos. Nos estamos leyendo.