10 ERRORES QUE DEBES EVITAR AL IR AL GIMNASIO

1.-Esperar a que sea lunes, primero de mes (y que caiga en lunes) o 1 de enero para decidir empezar a ir.

Anuncios

2.-Querer compensar todo el tiempo acumulado en el sillón en la primera ida. Se tiene que empezar desde cero y no someter al cuerpo a estrés al que no esta acostumbrado; de lo contrario corres el riesgo de sufrir una lesión y dejar de ir por completo.
3.-Compararse con los demás. Es fácil desalentarse al ver en las demás personas lo que queremos para nosotros. Cada cuerpo es diferente y se moldea diferente, a su propio ritmo. Compárate con cómo te veías y sentías un mes antes. ¿Cuanto Photoshop no crees que tienen las fotos de las portadas de las revistas? He visto marcados músculos que ni existen en los modelos de éstas. Hay que ser realista.
4.-No estirarse ni calentar antes de empezar. Estirarse ayuda a evitar contracturas y lesiones en los grupos musculares que más se tensan. Calentar aumenta el ritmo cardíaco y por ende la circulación, el rango de movimiento de las extremidades y la activación neuronal de los músculos. Si no lo haces, pasa lo que en el punto dos.
5.- Desanimarse al siguiente día porque “nos duele todo”. Eso no quiere decir que está funcionando, quiere decir que cometiste el error número dos de la lista, el cuatro y varios de los siguientes. Es normal sentirse un poco entumido al otro día por eso de ser principiantas; pero hay que tomarlo con calma sin dejar de ser constantes.

6.-¿Cardio o pesas? Eso depende de qué es lo que quieres con tu entrenamiento, pero ya sea perder peso o “hacer músculo”, una apropiada combinación de ejercicios son clave. Es mejor acudir con los entrenadores del gimnasio; ellos sabrán orientarte.
7.-Hacer intervalos cortos pero muy intensos, o muy largos y leves de cardio. Lo más recomendable es hacer intervalos de 20 minutos subiendo y bajando la velocidad y tomando un descanso antes de empezar otra carrera. No gana más el que lo hace por más tiempo o el que lo hace más intenso (sin albur) la clave es la combinación de las dos.
8.-Preferir usar las máquinas de pesas que las pesas libres. Hay quienes creen que mientras más complicado se vea el aparato mucho mejores serán los resultados. La realidad es que mientras más complejo puede resultar mucho más perjudicial, sobre todo en personas que apenas empiezan. El hecho de que el rango de movimiento de las máquinas sea tan amplio somete a las articulaciones a demasiado estrés y puede provocar lesiones. Usar pesas libres (mancuernas) resulta mucho más sencillo y seguro para ejercitarse, ya que tus mismos músculos controlan el peso y el rango de movimiento. Además, usas muchos más grupos musculares (y por lo tanto quemas más calorías) con pesas libres que usando las máquinas. Otra ventaja de hacer pesas es que utilizas otros grupos musculares en ayudarte a mantener el equilibrio mientras realizas el ejercicio, además de que hay una gran gama de rutinas que puedes hacer para ejercitar la mayoría de tus músculos.
9.-Sólo trabajar el bíceps. Típico. El conejo. El cuerpo humano tiene más de 600 músculos, evidentemente no todos se van a entrenar (por ejemplo el estapedio, jaja bueno ya), pero se trata de todo un sistema al cual se tiene que entrenar en equilibrio. Un entrenador nos puede dar rutinas para entrenar diferentes grupos musculares en diferentes días. Se debe dejar “descansar” al músculo para que se reponga del estrés de un entrenamiento y para que “crezca” sano y fuerte.
*Técnicamente el músculo no “se hace” sino crece (se hipertrofia). Al ejercitarnos se produce un estímulo (por el estrés, fuerza, estiramiento etc.) sobre las fibras musculares que activa procesos metabólicos que las hacen crecer. No es que se tengan más músculos, sino que más grandes. Cuando un músculo no se usa se atrofia y se hace más pequeño.

Anuncios

10.-No utilizar ropa adecuada. No se trata de utilizar el último grito de la moda ni la ropa más cara, pero el no utilizar la ropa adecuada puede comprometer nuestro entrenamiento. Para empezar la ropa no debe de ir ni muy justa ni muy suelta ya que esto limita nuestro rango de movimiento. No se deben de utilizar exageradas capas de ropa, como sudaderas, bandas, fajas, trajes sauna o cosas extra que “hacen que sudes más”. Es correcto, con utilizar más ropa uno aumenta su temperatura corporal y suda más, pero lo único que logra es perder agua (no grasa, ni se queman más calorías) la cual se recupera fácilmente y puede ser muy peligroso para el cuerpo. Lo mejor es utilizar ropa cómoda, una playera y unos shorts o pants que te permitan moverte y sentirte más cómodo. Relojes y alhajas estrictamente prohibidos ya que con el sudor se pueden dañar o provocar alguna lesión a nosotros mismos. Para los hombres no bóxers sueltos, por lo cómodo.

Anuncios
(Visited 491 times, 1 visits today)